Pecho caído joven: 8 causas y cómo tratarlas

Si tus pechos empiezan a caerse, es natural que te preguntes por qué.

En primer lugar, ten en cuenta que la caída de los pechos es completamente normal a cualquier edad: los pechos tienen formas y tamaños diferentes y pueden cambiar a lo largo de la vida.

Aunque la flacidez suele producirse con la edad, también puede aparecer en la pubertad, durante el embarazo o al hacer ejercicio intenso.

Incluso puede deberse a la genética.

Pero que sea normal no significa que te parezca bien. Si te molesta la flacidez de los senos, puede haber formas de solucionarla, como las opciones quirúrgicas y no quirúrgicas (aunque hay que tener en cuenta algunos aspectos clave en cada caso).

Descubre las causas más comunes de la caída de los senos y las formas de levantarlos de forma natural.

¿Cuáles son las causas de los senos caídos?

Antes de profundizar en las causas, repasemos la anatomía de los senos.

Los senos están formados por grasa y tejido fibroso y glandular.

  • El tejido glandular incluye los lóbulos y conductos que producen y transportan la leche hasta el pezón.
  • El tejido fibroso es el tejido conectivo que sostiene los senos.
  • El resto está formado por tejido adiposo. (Y unos pechos más grandes significan más tejido adiposo).

A veces, los ligamentos en tus senos, llamados ligamentos de Cooper, pueden estirarse y hacer que tus senos se caigan, lo que se conoce médicamente como ptosis mamaria..

Esto puede ser desencadenado por una serie de cosas, que incluyen:

1. Genética

Resulta que algunas personas simplemente tienen pechos naturalmente bajos. En otras palabras, los senos caídos pueden ser hereditarios. Esto es especialmente cierto cuando se trata de pechos que se caen a una edad temprana.

De hecho, los genes influyen en el tejido blando y la estructura de los senos, «puedes tener una predisposición al descenso o a la flacidez».

2. Envejecimiento y gravedad

En última instancia, con el tiempo, la piel y los tejidos blandos del cuerpo -ya sea la cara, los senos o la piel abdominal- sucumben a la gravedad, lo que conduce al descenso.

Del mismo modo, si tienes los pechos caídos a una edad temprana (como durante la pubertad), puede deberse a múltiples etapas del desarrollo mamario. La forma de tus pechos puede cambiar drásticamente o puede que uno de ellos crezca más rápido que el otro.

Estas características pueden cambiar a medida que cambia tu cuerpo. Si eres una adolescente preocupada por la grasa del pecho o las tetas caídas, puede que necesites darle tiempo a tu cuerpo para que se adapte a su nueva forma adulta y aceptar las fluctuaciones naturales por las que pasará tu cuerpo con el tiempo.

3. Tamaño y forma de los pechos

Si tus pechos cargan naturalmente con más peso en la parte inferior, son más propensos a descolgarse.

Los pechos pequeños también son menos propensos a descolgarse en comparación con los más grandes o de forma más estrecha.

4. Pérdida significativa de peso

Si recientemente has perdido una cantidad significativa de peso o estás experimentando una redistribución de peso en tu adolescencia, es posible que notes los pechos caídos. Esto se debe a que cuando pierdes grasa, la forma de tus pechos puede cambiar.

Cuando el peso de los senos tira de la piel, parte de ese tejido y la piel no retrocede a su posición original después de la pérdida de peso.

5. Embarazo

pecho caido tras embarazo

Los pechos suelen cambiar de tamaño durante el embarazo. Según la Asociación Americana del Embarazo, los pechos de la mayoría de las mujeres crecen durante el embarazo, aumentando una o dos tallas.

Los pechos también pueden seguir cambiando después del parto: una revisión de mayo de 2010 en los Anales de Cirugía Plástica encontró 85 por ciento de las personas que tenían al menos un embarazo informó de que su tamaño del pecho había cambiado después del embarazo.

Por diversos motivos -por ejemplo, el rápido crecimiento de los senos, los cambios de peso, las hormonas o la genética-, después del embarazo tus pechos pueden acabar más caídos de lo que estaban antes.

6. Fumar

Los radicales libres creados por el humo del tabaco degradan la elasticidad de los tejidos conjuntivos del cuerpo.

Es por eso que el tabaquismo ha sido señalado como un factor de riesgo para la flacidez mamaria, según la revisión de mayo de 2010 en los Anales de Cirugía Plástica.

7. Sobreexposición a los rayos UV

Pasar demasiado tiempo al sol (sin protección solar en forma de ropa o protector solar) puede hacer que la piel de la zona del cuello y el pecho se adelgace y se arrugue.

Esto puede causar flacidez de la piel que hace que tus pechos parezcan caídos, especialmente a medida que envejeces.

8. Menopausia

Si estás pasando por la menopausia, puede que te preguntes:

¿Por qué mis pechos ya no están turgentes?

Cuando pasas por la menopausia, tus niveles de estrógeno disminuyen significativamente. El estrógeno es una de las principales hormonas reproductivas que contribuye a mantener los pechos firmes y elásticos.

Este descenso puede hacer que los pechos se encojan, pierdan firmeza y forma.

Mitos sobre los pechos caídos o falsas causas

Mientras que las causas anteriores han sido validadas a través de la investigación, hay otras que han sido desacreditadas, es decir que frente a la creencia popular, no dan lugar a los senos caídos, o descolgados.

Estas «causas» incluyen:

1. Lactancia

Si estás amamantando, tus pechos se hinchan con la leche. Una vez finalizado el embarazo y la lactancia, es probable que los pechos vuelvan a su tamaño original.

Pero el estiramiento al que se han visto sometidos puede dejarlos con un aspecto menos voluminoso o «desinflado».

Dicho esto, la investigación realizada en este campo -incluido un estudio más antiguo, pero citado a menudo, de septiembre-octubre de 2008 en la revista Aesthetic Surgery Journal- señala el embarazo como causa de la flacidez, no la lactancia.

En otras palabras, es probable que tus senos se caigan después del embarazo, independientemente de si decides dar el pecho a tu hija/o.

2. No llevar sujetador

Sorprendentemente, el hecho de no llevar sujetador no influye en la caída de los pechos, según la Clínica Cleveland. La excepción es que debes llevar sujetador cuando haces ejercicio.

Ahora bien, ¿provocará la flacidez llevar un sujetador malo o estirado?

Afortunadamente, no, pero puede persuadirte de comprar un sujetador mejor y con más soporte, especialmente si tienes pechos más grandes que te causan dolor de espalda.

¿Cómo levantar el pecho caído sin cirugía?

Aunque la prevención de la caída está en gran medida fuera de tu control, hay algunas medidas que puedes tomar para «arreglar» los pechos caídos si no estás contenta con su aspecto.

Aquí hay algunas maneras naturales para hacer que los senos caídos se mantengan firmes de nuevo.

1. Haz ejercicio

ejercicio con sujetador evitar senos caidos

Parte de la firmeza de los pechos reside en el músculo pectoral. Este músculo se encuentra debajo de los senos y juega un papel importante en el soporte de los mismos.

«Por lo tanto, entrenar y desarrollar el músculo pectoral puede levantar el tejido mamario y darles un aspecto más turgente«.

Por lo tanto, los movimientos dirigidos a los músculos del pecho son los mejores ejercicios para tonificar los senos caídos. Dicho esto, los ejercicios para esta afección tienen sus limitaciones: no esperes que los resultados sean espectaculares como los que se obtienen con la cirugía.

Aún así, es saludable para todos fortalecer estos músculos, con pechos caídos o no. Puedes fortalecer los músculos del pecho haciendo flexiones y otros ejercicios pectorales. Pero incluso hacer entre 30 y 60 minutos de ejercicio al día es un buen comienzo.

2. Mantén un peso saludable

Evitar las fluctuaciones de peso significativas (sobre todo las derivadas de las dietas rápidas o las dietas yo-yo), puede ayudarte a prevenir los cambios en el tamaño de los senos que provocan la flacidez.

Evite las dietas rápidas y de moda y céntrate en mantener un peso saludable para tu cuerpo. Tanto si eres adolescente como mayor, no te esfuerces por estar delgada; céntrate en estar sana.

Consejo
Si acabas de tener un bebé, pierde el peso del embarazo lentamente y a tu ritmo, ya que así disminuirás las posibilidades de que los pechos se encojan rápidamente y provoquen flacidez.

3. No fumes

Considera ésta una razón más para dejar de fumar o evitar el hábito por completo.

Puede que necesites buscar apoyo para dejar de fumar, pero valdrá la pena, no sólo para prevenir la flacidez de los senos, sino para proteger tus pulmones y tu salud en general.

4. Usa protección solar

Usar protector solar de al menos SPF 30 en el cuello y el pecho puede ayudar a mantener firme la piel alrededor de los senos, ayudando a sostenerlos y mantenerlos un poco más altos.

Asegúrate de usar la cantidad adecuada indicada en el envase y de reaplicarla regularmente cuando pases mucho tiempo al sol.

5. Sigue una dieta equilibrada

Intenta comer mucha fruta, verdura, cereales integrales y proteínas magras. Éstos contienen los nutrientes que tu cuerpo necesita para mantener un peso constante o seguir creciendo durante la pubertad.

Una dieta equilibrada, especialmente rica en antioxidantes, ayuda a desarrollar una piel y unos músculos firmes, que incluye la piel y los músculos que rodean los senos.

Ten en cuenta también que puedes comer todos los alimentos con moderación, así que sigue disfrutando de los alimentos que te gustan.

6. Bebe suficiente agua

Mantenerte hidratada ayuda a mantener la piel de todo el cuerpo firme y tersa. Eso significa que beber suficiente agua puede ayudar a mantener elástica la piel del pecho.

Intenta beber entre 11,5 y 15,5 vasos de agua al día, combinando esta cantidad con alimentos ricos en agua.

7. Visita al ginecólogo

Si crees que la causa de tus pechos caídos se debe a la menopausia o a una bajada de estrógenos de cualquier tipo, habla con tu ginecólogo, que puede hacerte análisis de sangre para ver en qué punto se encuentran tus niveles hormonales.

Si tus estrógenos son bajos, pueden recetarte suplementos que ayuden a elevar tus niveles, lo que puede mejorar la elasticidad y el aspecto de tus pechos.

8. Practica una buena postura

Una buena postura no sólo puede aliviar el dolor muscular y de espalda, sino que también puede ayudar a mejorar el aspecto de tus pechos y evitar que se caigan con el tiempo.

9. Utiliza un sujetador de apoyo durante el ejercicio

El ejercicio intenso puede estirar los ligamentos que sostienen los senos.

Teniendo esto en cuenta, es posible que quieras llevar un sujetador deportivo de apoyo para limitar el movimiento de los senos durante el ejercicio, incluso al caminar.

Lo que hay que saber sobre la cirugía de elevación de mamas

 

Otra opción de tratamiento para los senos caídos es a través de una mastopexia o levantamiento de senos quirúrgico.

Llamada mastopexia, esta cirugía elimina el exceso de piel y tensa el tejido mamario para corregir la flacidez.

También puede reducir el tamaño de la areola (el anillo circular de piel oscura que rodea el pezón), que también puede aumentar de tamaño con el tiempo, sobre todo en los pechos maduros caídos.

Aspectos a considerar sobre la cirugía de elevación de pecho

1. Causa cicatrices

Un levantamiento de senos con cirugía irremediablemente dará lugar a cicatrices. Si esto es algo con lo que no te sientes cómoda, deberías posponer la operación.

Como mínimo, la incisión (y la consiguiente cicatriz) rodeará la areola.

También pueden hacerse incisiones verticales a lo largo de los senos y horizontales alrededor de los pliegues mamarios.

2. No igualará tus pechos

Los pechos suelen ser asimétricos, es decir, un pecho es más grande o tiene una forma diferente al otro, y esto es completamente normal. La gravedad a menudo tira hacia abajo un lado más que el otro, haciendo que estas diferencias sean más notables.

La cirugía para levantar los senos no va a arreglar esta posible asimetría al 100%, lo que es importante que tengas en cuenta si estás considerando la operación.

3. No cambia el tamaño de tus pechos

La elevación de mamas no cambia el tamaño de los senos.

Una cirugía de reducción de pecho puede hacer que su tamaño más pequeño, mientras que los implantes pueden hacerlos más grandes. Algunas pacientes optan por someterse a una elevación e implantes o a una elevación y reducción.

4. Cuesta un dinero

La cirugía de elevación de mamas cuesta unos 5000 euros de media.

Y ten en cuenta que añadir una cirugía de reducción o implantes puede aumentar el coste total.

5. Hay un periodo de recuperación

En cuanto a los resultados, notará una nueva forma, más apoyada, y la areola se colocará también en una posición más alta. El proceso de recuperación puede llevar de cuatro a seis semanas para recuperarse, lo que significa no levantar objetos pesados y el uso del sujetador deportivo u otras prendas de apoyo.

¿Volverán a caer mis pechos después de la cirugía?

Esta es una pregunta común que los pacientes suelen hacer.

Ciertamente, con importantes fluctuaciones de peso de nuevo o el embarazo, la piel y los tejidos de apoyo puede estirar aún más.

En ausencia de esas cosas sucediendo, el descenso, la pérdida de volumen o la cantidad de estiramiento no avanzará en el mismo grado que antes.